Hipermetropía

Hipermetropía, la visión borrosa de cerca con fácil arreglo
Hipermetropía
La hipermetropía es otro de los problemas de visión que más afectan al ser humano. La hipermetropía es un defecto de la vista, un error de de enfoque visual que aparece como una visión borrosa en la visión de cerca, aunque se manifiesta también en la visión de lejos, sobre todo en personas de edad avanzada, que ven mal los objetos lejanos.

La hipermetropía aparece por un continuo esfuerzo de acomodación del ojo al cristalino, para modificar la geometría del mismo, que puede provocar síntomas como fatiga visual, picor de ojos o incluso dolores de cabeza. Hay que añadir que en el caso de los pacientes mayores de 40 años, la hipermetropía no debe confundirse con la vista cansada, otro defecto refractivo provocado por la pérdida de la capacidad de acomodación del cristalino y que se debe al paso del tiempo.

En general, la hipermetropía es un defecto muy frecuente, pero no es grave ni progresivo, y es muy fácil de tratar una vez detectado mediante lentes compensadoras o incluso la cirugía refractiva a base de rayos láser, por lo que no hay motivo de alarma en el caso de tener sus síntomas.

Las causas por las que aparece la hipermetropía en la visión son dispares, y van desde un diámetro ocular demasiado pequeño, hasta una potencia óptica de la cornea o del cristalino reducida. Además, también puede ser por una causa genética.

En oftalmología, la hipermetropía es un trastorno de refracción del ojo con alteración de la visión que produce convergencia de los rayos de luz en un punto detrás de la retina. Se compensa con el uso de lentes convergentes. La persona hipermétrope tiene problemas de visión a distancias cortas, pudiendo ver con mayor claridad a distancias largas.


Paciente hipermétrope

Cuando una persona tiene hipermetropía se dice que es un paciente hipermétrope porque la imagen se enfoca detrás de la retina y no directamente sobre ella, a diferencia de lo que ocurre en un paciente emétrope (sin graduación).

Esto sucede porque el ojo del paciente hipermétrope es más corto de lo habitual o porque como hemos señalado, la potencia óptica de su cristalino y/o de su córnea es menor de lo normal.

Sin embargo, en una persona hipermétrope la visión de objetos a distancias largas implica un cierto grado de tensión de los músculos ciliares para poder enfocar la imagen correctamente sobre la retina. Por este motivo son frecuentes problemas de vista cansada en hipermétropes de altas dioptrías. Al igual que la miopía, la hipermetropía es, una ametropía, un defecto de la visión caracterizado por la visión borrosa de objetos situados en este caso a cortas distancias.

La hipermetropía se caracteriza por la dificultad para ver bien objetos cercanos. Todo ojo no puede enfocar objetos situados más cerca de una determinada distancia denominada punto próximo o punto cercano. En una persona adulta joven sin defectos ópticos el punto cercano se sitúa a 25 cm del ojo. En un hipermétrope el punto cercano se desplaza a mayores distancias. La hipermetropía se compensa mediante una lente convergente capaz de formar imágenes virtuales de objetos cercanos situados en el punto próximo de una persona sana en el punto cercano del ojo, donde éste puede verlos.

Como dato, es importante saber que los bebés, cuando nacen suelen presentar una hipermetropía que se denomina hipermetropía fisiológica. Sin embargo, el cristalino de los bebés es muy elástico, y eso les ayuda a compensar este problema mediante la citada acomodación. Se calcula que el 70% de los bebés tienen hipermetropía al nacer.