Gafas de Sol Graduadas

Por qué graduar unas gafas de sol. Calidad en el graduado, en las lentes. Comodidad, etc.

Dejando al lado aspectos estéticos y puramente comerciales relacionados con las marcas, posiblemente lo más importante de la gafas de sol que necesitan graduación es la propia graduación de las lentes, para que realmente protejan el ojo humano, que es de lo que se trata.

Las radiaciones más nocivas para las estructuras oculares son las de los rayos ultravioleta. Esta radiación no suele generar un daño inmediato, pero sí a medio plazo, por lo que podemos decir que la utilización de gafas de sol es la mejor manera de proteger la zona ocular frente a la radiación.

Cuando se decide graduar unas gafas de sol se suele hacer por varios motivos, entre ellos uno tan simple como corregir alguna dioptría que exista como miopía, hipermetropía, astigmatismo, etc. en lugares en los que el ojo se expone a más luz o simplemente proteger el ojo de los rayos ultravioleta, aunque no haya ninguna disfunción visual pero sí factores de riesgo como ser niño o adolescente (que aún no han desarrollado sus estructura oculares) o ser persona que realiza su actividad profesional al aire libre. También entrarían en esta clasificación los operados de cataratas o cirugía láser.

Graduado de Calidad

Importancia de la calidad en la graduación

Por este motivo es muy importante que el graduado sea de calidad y las lentes también, y lo haga tu óptica de confianza. Por eso, lo primero a la hora de graduar unas gafas de sol es tener un certificado de un oftalmólogo u optometrista con la graduación perfecta y adecuada certificada por un experto. Debemos saber qué graduación necesitamos con la máxima exactitud, y el profesional nos puede ayudar a ajustarla para que veamos lo mejor posible.


Filtro de las lentes

Tras saber la graduación, tenemos que elegir el filtro que más nos conviene en la lente, según la función que le vayamos a dar la mayoría del tiempo (playa, montaña, lugar luminoso, zona de niebla, etc.), donde podemos contar con el asesoramiento de un profesional y no pensar solo en razones estéticas. El filtro puede ser verde, marrón, amarillo, naranja, de espejo o fotocromático, como los más comunes, y debemos elegirlo en función de para qué queramos utilizar las gafas de sol.


La elección de las gafas

La elección de unas gafas de sol graduadas debe hacerse no solo pensando en aspectos estéticos, sino también es aspectos funcionales relacionados con la comodidad y siempre contando con la opinión de un profesional en tu óptica de confianza.

Gafas de Sol Graduadas

Comodidad

Comodidad de las gafas de sol graduadas

La idea de unas gafas de sol graduadas es que nos sintamos cómodos con ellas, para que nos las pongamos siempre que nos expongamos a los rayos ultravioleta.

Por ejemplo, la montura debe estar libre de aristas vivas y rugosidades así como presentar estabilidad estructural frente a condiciones adversas e inflamabilidad, y como posiblemente nos las quitemos y pongamos mucho, es mucho mejor que la montura no sea frágil, y muestre mucha resistencia al calor y a los golpes.

De esta forma, las gafas de sol graduadas se adaptarán a nuestro día a día y a nuestras necesidades visuales, para así proteger a nuestros ojos en las situaciones necesarias, que es de lo que se trata.